Todos hemos oído hablar de las praderas floridas, praderas con flores silvestres, pero mientras que en otros países ya es una alternativa al césped, la verdad es que en la Península Ibérica su difusión es muy escasa.

Las ventajas de las praderas con flores silvestres son muy evidentes. Bajo mantenimiento o ninguno que se traduce en:

1 o 2 cortes al año, nula fertilización, riegos muy escasos (prácticamente en la instalación y muy ocasionalmente en caso de necesidad), ausencia de tratamientos fitosanitarios, creación de un entorno natural y ecológico, donde prolifera la vida de los insectos y pájaros que se alimentan de ellos.

Cubierta verde que puede desarrollarse en zonas difíciles del jardín, como laderas o pendientes, en las que es mas complicado tener un césped convencional.

También tienen alguna desventaja, las praderas con flores silvestres, y es básicamente que es una zona más recreativa para los sentidos que para su utilización como zona de esparcimiento o juegos.

En Jardins Balears TSL estamos introduciendo esta técnica en la isla con muy buenos resultados, tanto para los clientes como para el medio ambiente, la fauna auxiliar (insectos devoradores de plagas) y los grandes polinizadores acuden a nuestro jardín atraídos por las flores.

Todas nuestras semillas son ecológicas, de primera calidad y elegidas para tipo de pradera.

Esto es en lo que hemos estado trabajando